22Noviembre2017

EIP Magazine

Está aquí: Home Secciones Artículos y Reportajes Protocolo Eclesiástico Consistorio de cardenales: ¿para qué sirve un Cardenal?

Consistorio de cardenales: ¿para qué sirve un Cardenal?

El Colegio Cardenalicio es uno de los organismos más viejos que existen, con una historia de nueve siglos a sus espaldas. Muchos dentro de la Iglesia, y también fuera, se preguntan por el sentido que tiene esta institución hoy en día, y su falta de tareas concretas. En realidad, la tarea esencial y casi única de un cardenal es elegir el nuevo papa a la muerte del vigente. Los cardenales son quienes eligen al papa: ellos y nadie más que ellos. Pero el Colegio como tal no manda nada, e incluso durante el periodo de “sede vacante”, sólo puede tomar contadas decisiones de puro trámite. Benedicto XVI, consciente de esto, quiere renovar “el misterio” del colegio de cardenales. Antiguamente era el pueblo quien elegía a sus representantes eclesiásticos y ahora todo está centralizado en El Vaticano. Todo sale y se decide en la Santa Sede. Pero estas reformas con tanta envergadura requieren su tiempo.

El Colegio Cardenalicio está formado por todos los cardenales vivos, incluidos aquellos in pectore, cuya identidad, por diversas razones, casi siempre políticas y diplomáticas, no ha sido revelada. Otra cosa bien distinta es que no todos pueden entrar en el Cónclave: sólo aquéllos que no hayan cumplido los 80 años de edad podrán participar en la votación secreta.

Al recibir los símbolos de su dignidad (el birrete rojo púrpura que representa su compromiso a servir a la Iglesia “hasta el derramamiento de su sangre”, y el anillo que evoca su fidelidad al Papa) los cardenales se convierten en titulares de una de las decenas de basílicas romanas y por lo tanto en sacerdotes de esta diócesis. Esto es algo simbólico, claro. Benedicto XVI modificó la ceremonia de creación de cardenales el pasado mes de enero, uniendo las dos celebraciones (birrete y anillo) en una sola. Hasta ahora se venían celebrando de manera independiente.

Todos los cardenales tienen el tratamiento de Eminencias Reverendísimas, equiparándose a los príncipes de las casas soberanas. De hecho,  el Sacro Colegio figura en la primera parte del Gotha. Por asimilación, los purpurados son llamados también “príncipes de la Iglesia”.

A día de hoy, el Colegio Cardenalicio está formado por 191 cardenales:

Cardenales creados por:

Mayores de 80 años

Cardenales electores

Total:

Pablo VI

4

--

4

Juan Pablo II

68

62

130

Benedicto XVI

12

45

57

Totales

84

107

191


El último consistorio de cardenales se celebró el 18 de febrero de 2012 y el Papa creó 22 nuevos cardenales.

¿Cómo se crea un cardenal?

1. Tras el saludo litúrgico, el Papa lee la fórmula de creación y proclama solemnemente los nombres de los nuevos Cardenales.
2. El primero de ellos (el de mayor edad) se dirige al Papa en nombre de todos.
3. Siguen la liturgia de la Palabra, la Profesión de Fe y el Juramento.
4. Cada nuevo Cardenal se aproxima entonces al Santo Padre y se arrodilla ante él para recibir el birrete cardenalicio y la asignación de un Título o Diaconía.
5. El Papa coloca el birrete sobre la cabeza del nuevo Cardenal y dice: “Esto es rojo como signo de la dignidad del oficio de cardenal...” Le entrega también el anillo.
6. El Papa asigna a cada Cardenal una iglesia de Roma (Titulo o Diaconía), como signo de su participación en el cuidado pastoral del Papa por la ciudad.
7. El Santo Padre entrega la Bula de Creación de Cardenales, asigna el Título o Diaconía e intercambia el beso de la paz.
8. Los Cardenales también intercambian el  mismo signo entre ellos.
9. El rito concluye con  la oración de los fieles, el Padrenuestro y la bendición final.

Comparte este artículo
FaceBook  Twitter