18Julio2019

EIP Magazine

Está aquí: Home Secciones Artículos y Reportajes Historia Alfonso XIII, el Rey viajero

Alfonso XIII, el Rey viajero

En una época en la que la monarquía no solo española sino también mundial se veía amenazada por las diferentes fuerzas opositoras, el monarca Alfonso XIII consideró que una forma de salvar la monarquía española sería conseguir acercarse al pueblo para, de esta forma, afianzar la ya debilitada monarquía. Este gran interés del Monarca por asegurar sus dominios lo llevó a conocer en un corto espacio de tiempo la gran mayoría de regiones españolas.


Hacía el año 1902 se plantea por primera vez la realización de una visita a una de las pocas regiones españolas que le quedaba por conocer, las Islas Canarias, con el fin de no solo conocer la problemática específica de las mismas, por su situación geográfica, sino también para asegurarla políticamente.

Este viaje sería planificado para el año 1905, no obstante, por dificultades en la agenda Real, tales como la visita del Rey de Inglaterra, los viajes del monarca para ultimar los preparativos de su enlace matrimonial con la Princesa británica Doña Victoria Eugenia de Battenberg y la visita del Rey de Portugal entre otros inconvenientes, se pospuso para el año 1906.


La flota encargada de llevar a Alfonso XIII a su destino estaría compuesta por dos divisiones, la primera estaría supervisada por el General Matta y compuesta por el “Pelayo”, el “Princesa de Asturias” y el “Río de Plata”. Por su parte, la segunda división estaría a cargo del General Santalo y compuesta por el “Carlos V”, el “Giralda” y el “Extremadura”. Por su parte, la Familia Real realizaría su viaje a bordo del “Alfonso XII” que fue reformado expresamente para este viaje.


Con estos datos iniciales, no es de extrañar que esta visita Real trajera consigo unos gastos muy elevados, no solo para el gobierno sino también para el pueblo canario, que se vio obligado a adornar y limpiar sus calles y casas para la próxima visita del monarca español, siendo esto obligatorio para los habitantes y de no hacerlo podrían ser duramente sancionados. Esta iniciativa del Gobierno Canario era diariamente recalcada por la prensa que en esta visita jugó un papel de gran importancia.


La prensa peninsular decidió no acudir a Canarias para cubrir la visita ya que su traslado se llevaría a cabo en buques de guerra y no en el “Alfonso XII” de este modo solo conocerían datos del viaje por medio de noticias oficiales. Por su parte la prensa canaria hablaría extensamente de esta visita haciendo mención de todos los eventos realizados tanto eclesiásticos como militares. No obstante, las planificaciones de la visita, estaban centrados en conocer las islas y no sus problemáticas que era, en un comienzo, el principal objetivo de este viaje, algo que finalmente no se llevó a cabo.


La primera isla que recibió al monarca, como ya se ha comentado con anterioridad fue la de Tenerife, la más larga de todas, duraría cuatro días. A continuación el “Alfonso XII” arribaría las costas de Gran Canaria y estaría allí durante tres días. A continuación acudiría a la isla de La Palma, el Hierro, La Gomera, Fuerteventura y Lanzarote, en las cuales no pernoctaría en ninguna ocasión.


Se puede decir que el Monarca español consiguió su principal objetivo, que era conseguir que el pueblo canario reafirmara su sentimiento monárquico y se posicionaran al lado del Rey, sin embargo, los gastos ocasionados fueron muy elevados y no permitieron que el Rey volviera a visitar las Islas Canarias.

Comparte este artículo
FaceBook  Twitter