26Septiembre2017

EIP Magazine

Está aquí: Home Secciones Editoriales Una experiencia única

Una experiencia única

Efectivamente, mi  participación en la retransmisión de la Boda real entre los nuevos Duques de Cambridge, ha sido una experiencia única que me gustaría compartir.

Todo empezó con una llamada de teléfono por parte de Angels Font, productora de CNN en Atlanta, hace más de dos meses,  y me indicó la intención de dar una cobertura muy especial a este acontecimiento.

 

No podíamos dejar pasar esta oportunidad, y nos pusimos a trabajar.

Lo cierto es que me daba un poquillo de cosa, pues en estas ocasiones solemos ver aparecer en las pantallas  cantidad de “Expertos” en protocolo que cuentan cosas con poco rigor, aunque también es verdad que en algunas ocasiones nos encontramos con personas que saben de lo que hablan.

Por todo eso, nos pusimos  a trabajar  para definir todas las cuestiones de las que humildemente creíamos que podríamos, desde la Escuela, ayudar a dar algo de luz  en muchos más temas de los estrictamente protocolarios (Casa real, tratamientos, seating)  pues creemos que un acontecimiento de este tipo tiene un componente comunicativo  de un valor muy importante en el que hay  que  entrar más allá de las puras anécdotas de los tratamientos o de  cómo se realizó  la ubicación de asistentes.

Por ello, propusimos  desarrollar una serie de cuestiones que, como digo, trascendían de los manidos temas de protocolo  pero que considerábamos tenían un valor muy importante en la comunicación de los mensajes que la Royal House quería transmitir, analizando  la manera  en que lo iban realizando, lo cual nos obligó a ponernos a investigar y a beber de fuentes oficiales.

 

PLANIFICACIÓN

EL EQUIPO

Para esto, en primer lugar conformamos un equipo inmejorable compuesto por personas con distintas características y conocimientos con soporte de dos documentalistas que nos iban aclarando cuestiones que nos desvelarían el porqué de las cosas, qué era lo que nos interesaba y todo ello lo uníamos en perfecta conjunción con los expertos de CNN, tanto de producción, para preparar recursos gráficos de apoyo, como la propia presentadora Glenda Umaña,  estrella de la CNN, excelente  profesional y mejor persona, para darle todo el  sentido a la cobertura global.

LOS MOMENTOS DE EMISIÓN

Después planificamos sobre qué cuestiones íbamos  a hablar en cada momento y de esta manera dividimos las intervenciones en los siguientes tramos:

RETRANSMISIÓN PREVIA

2 semanas antes – todos los días un corte de cinco minutos

1 semana antes – Todos los días dos cortes de cinco minutos

RETRANSMISIÓN EN DIRECTO DESDE LONDRES:

Miércoles, 27:  Tres cortes ya en directo

Jueves,28: cinco cortes en directo y desde Buckingham Palace

El día de la boda: retransmisión completa de la misma desde el set de la CNN.

LOS OBJETIVOS:

Además del objetivo general de dar una información de la que carecía el  público al que nos dirigíamos (30.000.000 de hogares) en cada momento destacaban otros objetivos que sin duda establecían los temas a seleccionar y de los que hablar

Las dos semanas anteriores, el objetivo fundamental era el de CREAR EXPECTATIVA.

Los dos  días previos,  Miércoles y jueves, desde Londres, el objetivo era el de ILUSIONAR

El día de la Boda, el objetivo era contar exactamente lo que estaba pasando

Una espléndida lección por parte del equipo de CNN que fue consiguiendo que este acontecimiento, que en principio carecía de interés en el público objetivo tuviese una concurrencia histórica.

LOS TEMAS A DESARROLLAR

A partir de los objetivos de retransmisión,  decidimos  los temas de interés que debíamos analizar en profundidad  en cada momento y todo ello, bajo el prisma de encontrar todo el sentido a los gestos y detalles que se iban a utilizar para transmitir los mensajes. Al final del artículo se detallan todos los temas  que desarrollamos.

 

EJECUCIÓN

Los dos días previos, miércoles y jueves, tuvimos las intervenciones previstas y  lo más destacable, aparte del maravilloso plató que nos encontramos adosado al oficial de la BBC por el que se emitía la señal oficial, es la enorme cantidad de gente que ya se agolpaba en las inmediaciones de Buckingham Palace.

y………POR FIN LLEGÓ EL GRAN DÍA.

El día, típico de Londres, panza de burro, fresco, pero con buena pinta. Todas las previsiones eran de lluvia.

A las 6,30 de la mañana, salíamos de nuestro hotel en Marlborough Street (muy céntrico y hotel oficial de CNN para la Boda) taxi de inmediato  hacia las cercanías de Green park, pues todo estaba cerrado. Aquí empezó la primera sorpresa, en Green Park, una multitud sentada en el césped,  entre un mar de banderas británicas, ante unas pantallas gigantes (la boda para el pueblo). Todo muy británico. Cada uno con sus sillas y esperando.

Ya dentro de la enorme zona de prensa donde se alojaban 8.000 periodistas, llena de carpas para cada gran cadena de TV o radio, y a la que se accedía con una estricta norma de seguridad de enseñar la acreditación acompañada del pasaporte o DNI, nos dirigimos a nuestra mesa de trabajo dentro de la carpa de CNN y de ahí al maquillaje y a prepararnos, pues a las 7 de la mañana entrábamos en antena.

La segunda sorpresa  la tuvimos cuando llegamos al plató desde el que teníamos una vista privilegiada de toda la plaza de Buckingham y nos encontramos con otra marea humana ya ondeando banderas y celebrando la fiesta antes de empezar (Otra vez el pueblo con su monarquía).

A partir de ahí todo vértigo, rapidez y sobre todo emoción. MUCHA EMOCIÓN. Fueron 6 horas seguidas de directo pero que parecieron 6 segundos.

Muy gráfico el mail, que copio literal, recibido de la productora en Atlanta, cuando llevábamos una hora de retransmisión  de la boda:

“Estáis regios!!! La emoción del momento llega hasta Atlanta te digo….sobrepasa la pantalla”

Un sinfín de momentos y muchos destacables. Podemos anotar, por ejemplo, cuando estábamos hablando de los Bechkam que acababan de llegar a la Iglesia y de repente vemos salir de Buckingham Palace el coche que llevaba a SM La reina y a los Príncipes de Asturias, con las lunas sin tintar y saludando a toda la muchedumbre. Dejamos de lado a los famosos y empezamos a  relatar con orgullo  el itinerario del coche.

Después la llegada a la Abadía de todas las casas reales y el cómo la BBC en su señal institucional no enfocaba a ningún miembro de casas reales. Sólo a la familia y  a algún famoso representativo. (No querían distracciones de ningún tipo)

Curioso el instante en que el rey de Tonga, fue el único miembro de una casa real que fue seguido por la Televisión durante casi 30 segundos, producto de la confusión del realizador de la BBC  que le confundió con el Sr. Mohamed Alfayet  y todos picamos preguntándonos qué hacía allí este señor enemistado de por vida con la Familia Real. Incluso algunos dieron explicaciones serias al asunto, hablando de la concordia que el príncipe Guillermo quería demostrar a su pueblo.

ABSOLUTAMENTE IMPRESIONANTE, cuando una vez ya habían pasado el cortejo, con las carrozas de vuelta al palacio, de repente  quitaron las vallas que contenía a la multitud y apareció  por la avenida, una fila enorme, horizontal a la calle y cubriéndola entera, de más de 500 “Bobbies”  seguidos por una marea humana compuesta por más de un millón de personas portando banderas que ondeaban al viento y que, en perfecta calma y organización, abarrotaron la plaza.

La salida de los novios al balcón, con esos dos cortos besos mientras  explicábamos esa costumbre iniciada por Carlos y Diana 30 años antes, el griterío, la majestuosidad de la reina que se ofrecía como una abuela orgullosa y feliz, la constante presencia de la que a partir de ahora  se convertirá en protagonista muy especial en sus apariciones públicas, como es la hermana  Pippa Midlleton………….. y una cantidad de momentos mágicos que no se pueden resumir en un papel.

En fin, 6 horas, como digo, maravillosas, en las que los acontecimientos se sucedían de manera vertiginosa.

Inolvidable como primera y única  experiencia , la retransmisión de la boda a través de twiter, contando con “flases” lo que ibas sintiendo en cada momento toda la tanda de twits emitidos y recibidos y conectado con gente cercana y con   gente que no conoces de nada pero que te dan sus opiniones y sabes que te están siguiendo, hasta que Clarence House decidió monopolizar absolutamente ese medio de comunicación y nos quedamos sin señal

A partir de ahí, otras seis horas más de cobertura analizando ya con mucho más detalle y calma cada situación desde todos los puntos de vista imaginables, hasta que a las 10,30 de la noche, agotados pero encantados nos fuimos a la gran fiesta que se celebró en el “Henrys” para todos los CNN.

Una experiencia inolvidable que deja gran poso y huella profesional en todos los que hemos estado allí, pues a los dos días, con las cosas más calmadas y con la cabeza un poco más reposada, nos damos cuenta de que hemos asistido a una boda familiar que ha trascendido hacia todo un pueblo que se ha volcado con sus soberanos.

Futuro por encima de la tradición, pero con ella siempre presente.

Todo detalles, todo gestos, todo hacia su pueblo.

Lo curioso es que una cadena iberoamericana, me preguntaba en uno de los descansos si creía que tenía sentido el que se decretase  fiesta nacional……….. Las palabras sobran.

Lo estábamos viviendo

Eso es a lo que hemos asistido: UNA FIESTA DE TODO UN PUEBLO.

Conseguidos los objetivos.

Hoy el pueblo  británico quiere más no solo a su reina,  sino a toda la familia, y porqué no,  también a la Duquesa de Cornualles.

Una auténtica lección de protocolo. Protocolo del bueno.

Con toda humildad, mis felicitaciones, Altezas.

Y muchas gracias por hacernos vivir estos momentos.

LA VUELTA A CASA

Al  día siguiente,  cansados pero felices,  nos dispusimos a volver a Madrid, pero…………….algo quedaba por hacer: Llevar un regalo a todos nuestros alumnos.

Encontramos en la recepción del hotel cuando salíamos por la mañana un display de cartón de  2 metros con las figuras del Príncipe Guillermo y de su esposa, y sin más, esa noche cuando volvimos les pedimos  a las personas de recepción que nos lo regalasen.  Nos miraban raro, era una petición extraña, pero tras muchas peticiones  conseguimos el display y ahí empezó la odisea de vuelta. ¿Cómo metemos ESTO en el avión?, Pues nada, allí mismo en recepción, desgajando un periódico, lo envolvimos como pudimos y así al aeropuerto. Allí la cosa era más seria pues desde luego en cabina, imposible, y facturar un cartón……………..  y de esas dimensiones………. Y envuelto en periódicos sujetados por un débil celo……….., pensábamos sinceramente que era imposible que llegase. Desde la ventanilla del avión vimos como llegaba en el carrito de las maletas cuando las metían en la bodega, y cómo, 4 operarios se arremolinaban ante AQUELLO y se preguntaban qué sería.

Así quedamos y la alegría en la cinta de las maletas en Madrid cuando lo primero que salió fue nuestro display fue estupenda.

Hoy tenemos nuestro display en la recepción de la escuela y todos aquellos que quieren se hacen una foto con los príncipes. Todas ellas las colgaremos en la página de facebook de la escuela.

Tan solo queríamos compartir un momento de sonrisa.

GRACIAS A

El equipo al completo  de la EIP en todos sus centros.  En Barcelona, que colaboraron con la agencia Catalana de noticias en el seguimiento y cobertura previa, en Madrid en cuyo centro se abrieron las puertas a todos para seguir la boda en directo y Antena 3 aprovechó para grabar desde allí, en Granada donde se colaboró en distintos medios de comunicación local y regional, En Coruña donde se mantuvo durante todo el viernes el seguimiento de la boda desde la Televisión gallega y  en Valencia, donde estuvimos presentes en canal Nou.

Excelente trabajo de equipo.

Y por supuesto GRACIAS A

CNN: Angels Font, Glenda Umaña, Claudia Ribaza y el cameraman para todo, Silvain, por todo lo que hemos aprendido de vosotros.

 

A continuación os dejo unas galerías de fotos y un resumen de prensa:

Galería de fotos               Galería de Videos               Resumen de Prensa               Temas tratados en la retransmisión

Comparte este artículo
FaceBook  Twitter